Ciudad24 Ciudad24

Cuál es del maridaje de vino perfecto para el postre

Por lo general el postre es el último paso de un menú, pero que pasaría si hacemos una degustación de vinos con postres. ¿Cuál maridaría mejor?.

COOLTURA 24 de enero de 2023 CIUDAD24 CIUDAD24
vino-para-postres2

Los maridajes pueden ser de afinidad o de contraste, entre otras reglas por lo que no necesariamente el vino para el postre tiene que ser dulce. Te recomendamos usar una copa grande que ofrezca la posibilidad de apreciar todos los matices en nariz y en boca de esas joyas de repostería líquida a las que llamamos vino dulce.

Chocolate
Es una de las combinaciones y postre por elección para acompañar el vino. Dependiendo del tipo de cacao o elaboración se elige el vino que mejor queda. Si el postre es muy dulce y el vino también, es posible que se nos haga cuesta arriba si no somos muy golosos.

El lema es: mientras más oscuro el chocolate, más oscuro el vino, por eso los tintos son los mejores match para los chocolates amargos. En cambio, los vinos blancos acompañan al chocolate con sus notas cítricas y de frutas blancas

  • Chocolate blanco: Chardonnay o Jerez
  • Chocolate con leche: Merlot, Pinot Noir o Sauvignon Blanc
  • Chocolate negro: Cabernet Sauvignon o Merlot
  • Chocolate con dulce de leche: Demi Sec, Moscato y Oporto

Fruta
Las frutas naturales, blancas, rojas, tropicales, etc. Aquí podemos jugar con varias opciones acompañadas de un espumoso, pero no caigan solo en el brut nature. Dependiendo del nivel de azúcar es la categoría que debes escoger, aunque la variedad utilizada también influye en la “sensación” de dulzor.

  • Frutas rojas y negras: frutillas, frambuesas, cerezas, moras, cerezas y granadas. Estas frutas con intenso color rojo combinan a la perfección con vinos de tonos similares. Podemos tomarlas con rosados y tintos jóvenes, afrutados.
  • Frutas tropicales: la papaya, la pitaya, el mango o la fruta de la pasión. Estas frutas maridan perfectamente con moscatos y con espumosos de todo tipo.
  • Frutos cítricos: El sabor ácido de las frutas como la naranja, el pomelo y la mandarina también acompaña muy bien a los vinos blancos.
  • Sandía y melón: No hay nada más refrescante que una sandía o melón frescos de la nevera. Igual de frío recomendamos tomar un buen vino blanco de acompañante, fusionando el vino con los azúcares y el agua de la fruta.

Helados
Con el calor muy presente a lo largo y ancho del país los helados son también parte protagonista del postre. Aquí la cosa se puede ampliar hasta límites insospechados pues dependiendo del sabor del helado en sí, podemos jugar con varias opciones. Los postres cremosos o helados se llevan de maravillas con un champagne Brut o vino espumante seco o semiseco. Si el helado tiene frutos secos puede combinarse con un vino dulce.

Te puede interesar

Lo más visto