Ciudad24 Ciudad24

00000000

EL INGENIO CRIOLLO AL SERVICIO DE LA GUERRA POR LAS MALVINAS

Si tu espada es corta, da un paso hacia adelante; aggiornando el antiguo dicho en lo práctico. Las Fuerzas Armadas argentinas tuvieron que desarrollar su creatividad para acortar la gran diferencia tecnológica que les separaba de las tropas británicas..

DEFENSA 20 de enero de 2022 Valerio Meridio Valerio Meridio
ea6b2
Guerra de las Malvinas Las Fuerzas Armadas argentinas tuvieron que desarrollar su creatividad para minimizar de alguna manera la gran brecha tecnológica que les separaba del ejército inglés, y para ello entro en juego el ingenio argentino

El protagonismo de una “máquina de hacer fideos”.

Los bombarderos argentinos Canberra no contaban con esas defensas o señuelos antirradar.

Para defender un avión de los misiles enemigos, las aeronaves propagan una nube de pequeñas y delgadas piezas de aluminio, fibra de vidrio metalizada o plástico metalizado, que se denominan “chaff”, y que consiguen perturbar y apartar los misiles guiados por radar de su objetivo.

Los bombarderos argentinos Canberra no contaban con esas defensas o señuelos antirradar, tan necesarios para confundir los sistemas de guiado de los misiles ingleses.

Pero la creatividad y el ingenio de los mandos de la Base Aérea en Trelew, donde se encontraban desplegados ocho de los Canberra, ya estaba dando frutos.

Para desarrollar los chaff era necesario obtener láminas de papel metalizado grueso. En los depósitos de la misma Brigada había grandes rollos de ese material, utilizado para cubrir los tubos de chorro de las turbinas y disipar el calor de sus gases de escape.

El Mayor Fernando Rezoagli, en un relato personal, cuenta que reunió en su casa a los compañeros del colegio de secundaria de su hijo y les entregó varios rollos de papel de aluminio y tijeras. Durante horas y horas cortaron láminas hasta que se alcanzó un volumen considerable, pero no era suficiente y había que buscar otra forma más rápida de cortar las tiras. 

Entonces observaron que las laminillas tenían el ancho de un fideo tallarín. 

Fue entonces que un día, el sorprendido personal de la fábrica de pastas “Vía Nápoli” de la ciudad de Paraná, vio llegar a varios hombres de la unidad con rollos de papel aluminio… y su máquina cortadora fue la “gran protagonista” encargada de realizar la primera prueba.

Tras el éxito, se comenzó a trabajar a destajo con una cortadora de tallarines que fue facilitada a la unidad.

726d616c2e6a7067

 

El sistema de contramedidas electrónicas, que había comenzado a tomar forma por el empeño de unos jóvenes adolescentes de Paraná probó su efectividad, a un punto tal que, los únicos dos aviones Canberra derribados fueron los que no pudieron lanzar los Chaff fabricados por la "maquina de fideos" ni las bengalas caseras.

Actualmente, la tallarinera industrial y los lanzadores de bengalas y chaff, pueden observarse en la sala histórica de la II Brigada Aérea, como muestras del ingenio, capacidad y profesionalismo de su personal, para crear una mínima posibilidad de defensa en el combate.

Sala histórica de la II Brigada Aérea

El tractor misilístico

tractor1

Viendo que los ingleses se acercaban a Darwin, y que nos habían destruido varios aviones propios, con los mecánicos como el Suboficial Mayor Juan Carlos Mansilla, C1º TOLOSA LUIS,(mec.arm) C1º GONZALES RAUL ( mec.electricista ) y CABO MANSILLA JUAN (mec.arm) se coloco una lanzadora de cohetes de los Pucará sobre un tractor que se accionaba con su propia batería… llamandolo “el tractor misilístico”.
Nos dedicamos a “fabricar” más defensas. 
Al principio se fue probando con dos y hasta con tres coheteras sobre el techo del tractor,lo cual hizo que fuera cediendo a causa del sobrepeso,incluso se llegó a colocar un caño por dentro apuntalando la estructura del techo .
Y el ingenio dió para mas,también se colocó una cohetera en una vieja y pesada carretilla,que los pobladores la utilizaban para transportar la turba necesaria para calefaccionar,esta “carretilla misilistica”,por su mejor maniobrabilidad,podía acceder a sitios difíciles de terreno donde el tractor no podía.
A otra la pusimos sobre el techo de una casa, siempre usando las piezas de los aviones destruidos. Desmontamos también las ametralladoras calibre 7,62 mm y fabricamos soportes con lo que conseguíamos. La mía estaba montada sobre una vieja campana de iglesia. También con algunos tubos y maderas se hicieron piezas móviles, las cuales disparábamos usando viejas pilas de 1,5 volts. Todo este armamento fue distribuido estratégicamente, a la espera del avance inglés.
Efectivamente, el día 28 de mayo, cuando sobrevino el ataque final a nuestra base de Darwin, todas estas improvisadas armas fueron usadas. Con las coheteras móviles y la del tractor se dispararon más de 200 cohetes hasta que se nos acabaron. Allí lucharon muchos héroes anónimos, los Suboficiales de la Fuerza Aérea. El efecto de nuestras armas debe haber sido efectivo ya que nos mandaron 3 Harrier para silenciarnos, pero sus bombas fueron mal arrojadas y no nos tocaron. Ya en los día finales de la guerra se colocó una cohetera en lo alto de un tobogán,recostada sobre una caja de manzanas y fuertemente amarrada con alambre.Este improvisado artilugio,al que se le llamó “el tobogán cohetero”,fue levantado y apuntado fijamente,supuestamente para frenar el avance británico a la capital de la isla.

El sistema misílistico Berreta

berreta2

Ante la necesidad de acabar con el hostigamiento británico sobre nuestras tropas, personal de la Armada Argentina se ingenió para adaptar dos misiles superficie – superficie Exocet MM-38, diseñados para ser lanzados desde buques, para que lo sean desde tierra, utilizando como basamento un viejo tráiler de la Base Naval de Puerto Belgrano.

Así la plataforma de lanzamiento se fabricó con un carretón y se usó el generador de un antiguo reflector antiaéreo. Además, los hijos de Julio Pérez, Marcelo y Fernando, revelaron que esa improvisada batería misilística terrestre, que el Capitán había bautizado "Instalación de Tiro Berreta – ITB", funcionaba con válvulas de vacío que tardaban un tiempo en calentarse (como las radios de 1940), pues su padre no tuvo tiempo suficiente para crear ni el software ni una computadora adecuada.
El conjunto misiles-trailer-plataforma inercial, fue complementado con un grupo electrógeno portátil y como sensor de búsqueda e información previo al lanzamiento, con un radar antipersonal de infantería “Rasit”, diseñado para detectar movimientos de personas a pequeñas distancias; salvadas las dificultades de adaptación de todos estos componentes a puro esfuerzo e imaginación, el personal del Taller de Misiles del Arsenal Naval, empezó la vigilia a la espera que, alguno de los buques que bombardeaba permanentemente a nuestras tropas, quedara dentro de la ventana de azimut y distancia que la batería de los misiles, así armados, permitían controlar. Entre el 10 y el 13 de Junio, la ubicación de la batería fue cambiada en varias oportunidades buscando mejores posiciones de adquisición de blancos, como así también, evitar ser destruidos por comandos o bombardeos navales o aéreos británicos; así fue que con no poco esfuerzo, se trasladó la batería desde su posición inicial en el cerro Supper Hill, al cabo Cape Pembrocke, luego a Eliza Cove y finalmente a Hookers .
Así fue que, en la madrugada del 12 de junio de 1982, un eco mediano fue detectado por el radar lo que provocó se pusiera en marcha la secuencia de adquisición de los datos del blanco para su incorporación a la computadora del misil, para luego cargarse en sus memorias el tipo de trayectoria, ordenes de apertura de los sensores propios y forma de activación de la cabeza de combate del mismo. Dado que la distancia a la que se encontraba el blanco se aproximaba al límite del alcance del misil (cerca de 18 Millas Náuticas, unos 33 kms), se decidió ordenarle que hiciera la derrota con mayor probabilidad de adquisición e impacto, aunque esto obligara al misil a volar más alto y a comenzar a buscar con su radar a mucha distancia, (ambas situaciones aumentaban la probabilidad de detección temprana por parte del Glamorgan), por lo el Exocet voló a (7) siete metros de la superficie del agua (podría haberlo hecho a 5, 3 o 1,5 metros) y comenzó a buscar a 10 milla Náuticas del blanco y su cabeza de combate fue programada para estallar por contacto directo (cosa que no ocurrió) o por tiempo desde el cálculo final del baricentro radar (hecho que se produjo).

En ese momento, los que peleaban en los montes vieron la gran explosión en el mar, los canales radiales de ambos bandos se saturaron de mensajes y se escucharon expresiones de júbilo en las trincheras argentinas, que venían soportando el bombardeo naval británico. Según pudo saberse meses más tarde de fuentes británicas, el buque alcanzado fue el HMS Glamorgan y el impacto se produjo en el sector de popa. Su oficial de guardia, Ian Inskip, ordenó una oportuna maniobra de giro a estribor al detectar el misil que se acercaba, evitando así que el impacto ocurriera en el centro del buque, donde podría haber provocado un daño devastador. En la acción fallecieron 13 personas y 22 resultaron heridas. El buque no se hundió pero quedó fuera de combate, por lo que no pudo volver a atacar las posiciones argentinas hasta el fin del conflicto. 

El éxito logrado tuvo una amplia repercusión en los altos mandos navales de todo el mundo. Después de la caída de Puerto Argentino, los británicos realizaron un profundo análisis de la instalación misilística que quedó en las islas. Se asombraron de que con esos medios tan improvisados se hubiera logrado poner fuera de combate a un navío de guerra tan poderoso.

Este logro del capitán Pérez, alcanzado con equipos de muy bajo costo e información incompleta, le valió condecoraciones de la Armada Argentina y del Congreso de la Nación. Además se lo designó Agregado Naval en Francia, donde fue condecorado con la "Ordre National du Mérite" en el grado de Comandante.

Engañando al enemigo. Mirage vs Harrier

Finalizando

Estos sólo son unos casos, los ejemplos alcanzarían para un libro entero. Quedan en el tintero  casos como el Escuadrón Fénix, conformado por aviones civiles, sin armamento, que simulaban ataques a la flota para producir desgastes a sus medios aéreos, o como diversión, para que los verdaderos aviones de ataque se lanzaran contra los británicos. O la otra de como simularon un cráter en la pista, luego del bombardeo ingles, para  hacerles creer que ya no servía. O cuando se comunicaban en geringoso y los anglos se quedaban de piedra.

Los argentinos, para bien o para mal estamos ligados al alambre tipo San Martin desde siempre, es un alambre maleable, usado para alambrados y fácil de usar para tareas de reparación que deberían ser temporarias pero casi siempre son permanentes Es así que por comodidad, falta de medios, pero mas que nada como parte de nuestra forma de ser, arreglamos y fabricamos objetos con muy pocos medios, y así se aplicó ese ingenio contra el anglo, con mucho éxito, debo agregar.

Te puede interesar

hgcfhg

El día que un piloto de la URSS derribó un avión argentino

Valerio Meridio
DEFENSA 08 de agosto de 2022

Cara a cara con la muerte: El 18 de julio de 1981, la defensa aérea de la URSS detectó que un avión desconocido había violado la frontera. El piloto Valentín Kuliapin recibió la orden de interceptar al intruso, pero todavía no sabía que esto cambiaría su vida para siempre. El aviador recordó los acontecimientos de aquel día fatídico.

Lo más visto

_21_max-5-camo-wallpaper_Camo-Patterns-Realtree-Camo

Tras el pedido de Michlig y González, Ceres y San Cristóbal tendrán energía el domingo

CIUDAD24
POLÍTICA 22 de septiembre de 2022

En la semana el Senador Felipe Michlig y el Diputado Marcelo González elevaron un documento a la EPE para que garantice el suministro eléctrico con medios alternativos en todo el noroeste provincial, la Empresa confirmó que la ciudad de Ceres y San Cristóbal encenderá los generadores alternativos. En el caso de Ceres la empresa Secco brindará el servicio mientras dure el corte de 11 hs. el domingo.