CONOCIENDO UN ESPECIALISTA VGM (Veterano de la Guerra de Malvinas)

La personalidad del Cuadro de Suboficiales de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), se destacaban en su conjunto en dos ejes, de lucimiento discreto, pero que no escapa al ojo atento, avizor. Primero, su misma naturaleza y vocación los encaminaba a ingresar a los Institutos de Formación de la FAA, y segundo, esta los escogía y acogía, los adiestraba, realzando sus virtudes. Así gente de distintos lugares del país, formados como soldados alados en integridad, patriotismo, espíritu de cuerpo, disciplina, lealtad, honor, valor, abnegación y profesionalismo, fueron hermanándose en el genio y el ingenio, haciendo gala de sus habilidades en la guerra de Malvinas. Esta es la historia de uno de ellos.

ENTREVISTA 16 de abril de 2023 Valerio Meridio Valerio Meridio
mendez5
El Suboficial Mayor (Re) José Daniel Méndez: Aquí en una foto del día de su boda, con su flamante esposa Ana María Godoy, perfecta imagen que aúna vocación y amor, tenía como especialidad Mecánico de Sistemas.

El Suboficial Mayor Méndez, conocido por sus camaradas como el entrañable Sapito, tiene 3 hijos y es abuelo, ya retirado de la actividad militar, hoy vive para sus afectos. Nacido en Villaguay, es un entrerriano de ley viviendo en Paraná.

A su pueblo, llega en una ocasión, una delegación de la FAA promocionando el ingreso a sus Institutos de formación. Sintiendo pasión por la aviación desde que tenía memoria, marcha con 8 amigos de su Villaguay a la II Brigada Aérea de Paraná, a empezar a rendir su ingreso. 5 llegan a Córdoba , a la ESFAC. Habían hecho su ingreso a la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea, en la ciudad de Córdoba, allá por febrero de 1975, donde empieza su formación militar y como sistemático. Así, hace sus prácticas en la Escuela de Aviación y en la entonces Fabrica Militar de Aviones, a las que para llegar, solo debía cruzar la avenida desde su Escuela. Pero de aquellos 8 entusiastas del principio, un par de años después, sólo egresaron 2 como Cabos.

Debido a su buen promedio es seleccionado para ir a la Escuela de las Américas para seguir su formación profesional y técnica. En el ´77 se presenta en la I Brigada Aérea, su destino asignado, junto a otros 6. 

1978 lo encuentra haciendo un curso, uno de los muchísimos que haría en su carrera, en la sede de la Lockheed,  una compañía multinacional de origen estadounidense de la industria aeroespacial y militar con grandes recursos en tecnología avanzada, fabricante del C-130 Hércules, sistema de armas al cuál estaba asignado.

En este mismo año, durante el conflicto del Beagle, vuela transportando Tropas del Ejercito Argentino hacia el sur. Sus aventuras en el aire son muchas, incluso estuvo en la Antártida, vivió allí durante un año que duró su campaña, desempeñándose como apoyo técnico de los Hércules que hacían el cruce , entre otras tareas. Sólo imagine el peligro que representa sobrevolar uno de los mares mas inhóspitos del planeta para llegar al continente blanco, igual de peligroso (No en vano adquirían el título de Expedicionarios al Desierto Blanco), sin auxilio en caso de un percance, un cruce mortal de tener mala suerte. El realizó este cruce 113 veces.

mendez2

Pero en uno de esos vuelos su suerte casi se acaba, en un pasaje del Hércules para saludar al personal de la Base Marambio, se generó una emergencia de la que apenas pudieron salir, orbitando la Base 1 hora. Para colmo de males, al tener el lugar un microclima, la meseta en la que se halla ubicada se nubló, sin poder ver la pista ni volver al continente. Se puso dos tambores con combustible en llamas, justo en la cabecera de pista, pudieron ver el fuego por un hueco en las nubes y se lanzaron al aterrizaje.

En otra ocasión, antes de la guerra de 1982, se declaró una emergencia regresando de la Antártida, poniendo proa al aeropuerto alternativo...de Malvinas. Pero sólo fue simulada, en realidad era una, después exitosa, misión de espionaje.

 La guerra 

Su madre cumplía años ése 3 de abril, por lo que la invitó a festejar y quedarse unos días en El Palomar. Hubo de dejarla, el 1º de abril vuela al sur, la misión es trasladar desde allí a Malvinas al Batallón de Infantería de Marina 5, una Unidad  elogiada por los británicos, que se destacó debido al heroico y aguerrido comportamiento en la batalla por el Monte Tumbledown, provocando numerosas bajas a los Batallones de Guardias Escoceses, Galeses y Gurkas que atacaron esa posición. También apoyó a comandos argentinos y a camaradas del Regimiento 7 en la Batalla del Monte Longdon, combatiendo aún después de la rendición formal, hasta agotar la munición. Cierto es que donde ellos estaban, los ingleses no pasaban. En el vuelo de regreso traerían a los prisioneros ingleses.

Hubo de estar de apoyo técnico, vuelos a Malvinas, el Escuadrón Hércules, estaba en todo y en todos lados, la versatilidad propia de los hombres y máquinas de la Fuerza Aérea. En algún momento fue convocado a El Palomar. 

En una época en que había que maximizar recursos y echar mano de lo disponible para atacar el cordón umbilical que abastecía la flota inglesa, se había concebido una idea genial, el Hércules quizás podría ser bombardero que podría atacar los buques de suministro. El fue uno de los especialistas convocados para el estudio de la factibilidad del proyecto. Luego de los estudios del caso, se apreció que el proyecto era viable.

mendez4

Se acondicionó un Hércules, el TC-68, que casualmente fue el primero en aterrizar en Malvinas, para transformarlo en bombardero. Los trabajos se realizaron en la Fábrica Militar de Aviones. Se le adaptó una mira para bombardear, se sacaron los 2 tanques auxiliares de combustibles y se instalaron portabombas en su lugar, con un total de 12 bombas de 250 kg., que eran lanzadas secuencialmente desde un botón en el bastón de mando del copiloto.  Dentro de la cabina de carga se acondicionaron dos tanques auxiliares para no perder autonomía, pasó de 11 horas a 17. Fue todo un desafío técnico, realizado por hombres totalmente motivados.  El TC-68 acondicionado en Córdoba, tras dos vuelos de práctica con algunos accidentes (En el segundo le pegaron a una torre de alta tensión y dejaron a toda la ciudad de La Calera sin luz), con una tripulación mínima se dirigiría a la guerra, aunque Méndez no era uno de ellos. 

Siempre volaron al mismo lugar, al medio del Atlántico y al norte de las islas Georgia donde los ingleses habían armado un centro de abastecimiento, a unas 5 o 6 horas desde Comodoro Rivadavia. La misión era interceptar buques logísticos para interferir en las líneas de abastecimiento del enemigo. Los Harrier tenían casi el triple de velocidad. El secreto era la sorpresa. Para eso, la primera decisión que tomaron fue volar bajo. Mientras que el manual del Hércules dice que de día se debe volar a 500 pies y de noche a 1000, ellos decidieron volar por debajo de los 100 pies, incluso debajo de los 50, cerca de 15 metros.

Hicieron un total de 7 vuelos, en el segundo, el TC-68 avistó un buque detenido. Una vez que veían un buque en el radar, volvían rasante para poder identificarlo. Luego, necesitaban chequear en un libro que tenían a bordo si el buque era enemigo: era el British Wye que pertenecía al grupo de petroleros de apoyo a la flota inglesa. Lo bombardearon. Fue el primer buque en la historia del mundo averiado por un Hércules.

Dos días después, volaron sobre el buque RFA Fort Grange, pero la tormenta y la niebla espesa impidió ubicarlo en la mira. Desde la popa del barco, un teniente británico vio la matrícula del avión (TC-68) y dedicó los siguientes 18 años a identificar a quienes lo piloteaban.

VLCCHERBOMB2

El 8 de junio el TC-68 bombardeó al súper petrolero VLCC Hércules, de 220.000 toneladas de desplazamiento de carga, 322 metros de eslora, una manga de 70 metros y un calado de 18 metros. Luego de que acelera su velocidad cuando le comunicaron por radio que debía cambiar su rumbo. El petrolero, con bandera de Liberia, finalmente llegó averiado en dirección de Río de Janeiro, a donde decidieron hundirlo, según explicaron, porque no podían desactivar 3 bombas. A pesar de que voluntarios argentinos se habían ofrecido a hacerlo, e incluso había empresas que querían comprarlo. Se sospechó que aprovisionaba a la flota británica. Todavía hoy no se sabe si finalmente lo hundió un destructor brasileño a cañonazos o fue con cargas explosivas.

Luego de la guerra, el suboficial Méndez, siguió con su actividad aeronáutica en la Fuerza Aérea Argentina de la que se retiró de Suboficial Mayor, cumplido el total de sus años de servicios requeridos. Cuenta como anécdota, que en vuelo hacia Sudáfrica hacen escala en la isla Ascensión , donde había dos Hércules ingleses, una de las tripulaciones se acerca a pedir autorización para tomarse una foto con el Hércules argentino. Luego de hacerse la toma, manifiestan que eso era un honor para ellos, ya que jamás usaron los suyos con tanto ingenio y valor. Un reconocimiento verdadero de admiración de sus enemigos, reconocimiento que no recibieron cabalmente de sus connacionales, y que tibiamente empieza a manifestarse hoy. En su Villaguay natal, tampoco fue reconocido ni homenajeado al día de hoy, como si lo han hecho en otros lugares con sus hijos protagonistas de la gesta malvinera. Al manifestar mi desencanto por esa situación, sólo se encogió de hombros y le restó importancia. Hizo mas de lo que debía, con lo que tenía, a la altura de la situación.

herk

El tanquero VLCC "Hércules" se va a pique a consecuencia del ataque del Hércules argentino.

Lo más visto