Teniente de Fragata Jimena Reyes primera promoción del Curso de Asimilación Regional Naval

La Teniente de Fragata Médica Jimena Marcela Reyes forma parte de la primera promoción del Curso de Asimilación Regional Naval que se realizó en Mar del Plata; una nueva alternativa de ingreso e incorporación a la Armada Argentina.

ENTREVISTA 31 de marzo de 2024 Por: Oscar Filippi – Para: Ciudad24
00

Jimena Reyes, oriunda de Mar del Plata, es médica cardióloga, tiene 40 años e integra el Cuerpo Profesional de la Armada. Luego de recibir su formación militar a cargo de los Buzos Tácticos y de Salvamento de la Fuerza, cumple funciones en la Escuela de Buceo (ESBU) en Mar del Plata, dependiente de la Dirección General de Educación de la Armada.

La cardióloga marplatense camina a paso decidido por la ESBU. Ya no se trata de los largos pasillos de los hospitales con los que estaba familiarizada, ni la carrera contrarreloj de las guardias médicas y el recorrido de las salas de internación. En la Escuela de Buceo -donde se forma a los futuros buzos navales-, la urgencia, prioridad y tiempos son otros; allí debe combinar su profesión con el ámbito militar y en específico, el medio subacua.

Profesionales médicos y marinos

Para ingresar al Cuerpo Profesional de la Armada existen varias alternativas, siendo la más clásica y tradicional a través del Curso de Integración Naval (CUINA).

Las otras dos opciones son el ingreso a las Residencias Médicas Navales y el Regional. Dentro de la primera figuran los Cursos de Formación Naval (CUFNA) y Complementario Naval (CUCNA), mientras que en el Regional se encuentra el Curso de Asimilación Regional Naval (CARNA), siendo la Teniente Reyes integrante de la primera promoción.

Según convocatoria de vacantes se cubren los puestos para los profesionales que requiera el servicio naval y cada curso de incorporación presenta aspectos particulares.

En el caso del CARNA, su modalidad es de no internado y su duración es de entre 6 a 10 semanas. Se cursa en el destino naval donde se genera la vacante y el profesional médico no puede solicitar residencias médicas a través de la Armada.

Luego de un período de inscripción, estudios físicos, exámenes académicos, selección y capacitaciones propias de cada curso de incorporación, el profesional egresa como Oficial de Marina en el grado de Teniente de Fragata.

En el caso de los médicos, forman parte del Escalafón Sanidad Naval, con fondo de jineta rojo, color que agrupa a otros profesionales de la salud como odontólogos, bioquímicos y farmacéuticos.

Una médica para la Escuela de Buceo

Jimena estudió medicina en la Universidad Nacional de La Plata, completó su especialidad en cardiología en el Hospital Privado de Comunidad de Mar del Plata y hacia fines del 2019 tenía planeado especializarse en Rehabilitación Cardiovascular en Palma de Mallorca, España. Pero la pandemia por el coronavirus la colocó en la primera línea de batalla contra la enfermedad y la mantuvo en su ciudad natal.

Trabajó en el Hospital Houssay, en turnos de hasta 36 horas, a cargo de 45 camas; también en los consultorios de COVID de las clínicas 25 de Mayo y Colón. Formó parte del consultorio de cardiología y las guardias de unidad coronaria. Además, hizo consultorio y ambulancia en la Obra Social SUMA.

En ese momento Reyes completaba más de 96 horas semanales, a las que se sumaban los llamados de seguimiento a pacientes con diagnóstico de COVID en sus domicilios.

Fue entonces cuando la madre de una amiga, oficial retirada del Ejército Argentino, la incentivó a ejercer como médica en la Base Antártica Científica Carlini. “En medio de todo lo que vivía me pareció una muy buena opción, y luego de pruebas y procedimientos llegué a Carlini en diciembre del 2021”.

“No tenía ningún conocimiento de lo que se hacía en la Antártida, sólo pensaba que conocer el continente iba a ser maravilloso y la única oportunidad de conocerlo. Me preparé, roté por el Hospital Militar en diferentes especialidades y fue una experiencia fantástica”, recuerda.

La adversidad hizo coincidir el fallecimiento de su papá estando en el continente blanco, pero siguió con la misión.

Compartió la invernada con personal militar de las tres Fuerzas Armadas. «Aprendí un poco de cada Fuerza y me gustó mucho la disciplina, el sentido de pertenencia y la unidad que hay entre ellas», apunta la doctora marplatense y explica que esa experiencia antártica fue el puntapié e incentivo necesario para querer ingresar a la Armada.

Desde la Antártida hizo un postgrado en lo que anhelaba: Rehabilitación Cardiovascular; y al llegar al continente terminó sus prácticas en Córdoba.

Luego retomó sus trabajos en SUMA y en las Clínicas Colón y Pueyrredón en Mar del Plata, y comenzó a buscar alternativas de ingreso a la Armada Argentina.

Se encontró así, con una nueva convocatoria; un llamado a médicos en su ciudad para prestar servicios en la Escuela de Buceo. Fue ella, la primera postulante y en condiciones para ingresar como cursante CARNA.

Hoy reflexiona con orgullo y emoción sobre los desafíos y su evolución en los últimos meses. “Pasé por muchas entrevistas, y tuve que mediar entre mi profesión y el deseo de entrar a la Fuerza. Cuando ingresé, mi formación estuvo a cargo de los buzos de la Institución –tácticos y salvamentistas– y como son una Fuerza Especial son muy exigentes, y me exigieron a mí también. De manera comprimida e intensa, tuve que aprender mucho en poco tiempo”.

Para la médica naval: “Ser parte de la Armada Argentina es hacer un aporte personal a la Nación y a la Patria; es tener la posibilidad de combinar mi experiencia civil con la del ámbito militar”. Si bien su carrera naval aún está en el punto de largada, asume grandes responsabilidades y proyecta múltiples metas.

Su próximo objetivo es formarse en Medicina Hiperbárica para poder trabajar de lleno con los buzos de la Fuerza “y devolver un poco a la Escuela de Buceo y la Armada Argentina la formación que me dieron”. También le gustaría hacer investigación acerca de la cámara hiperbárica y su aplicación en cardiología.

A sus 40 años de edad, la médica marplatense cambió el rumbo de su vida al egresar como Teniente de Fragata del Cuerpo Profesional de la Armada. “Me gustan los desafíos y salir de mi zona de confort, por eso ingresé a la Armada Argentina”, concluye con entusiasmo.

Lo más visto
ngcb1

Brigadier General Isaac en FIDAE: “Pronto van a estar volando los F-16 comprados a Dinamarca”

CIUDAD24
DEFENSA 11 de abril de 2024

El Jefe del Estado Mayor Conjunto, Brigadier General Xavier Julián Isaac sostuvo hoy que están planificando “conformar un cuerpo especial integrado por las tres fuerzas”, confirmó que “pronto” estarán en el país los Caza F-16 adquiridos a Dinamarca y dijo sentirse “reconfortado” con la reivindicación que el ministro de Defensa, Luis Petri, hizo recientemente de las Fuerzas Armadas.

f16

F-16, el Halcón Peleador

Valerio Meridio
ACTUALIDAD El miércoles

El F-16 Fighting Falcon, apodado “Viper” por su agilidad, es un caza polivalente monomotor desarrollado por la compañía estadounidense General Dynamics en la década de 1970. Hoy se ve de todo en los medios con respecto a este caza. Están quienes opinan que es chatarra, quienes se ponen contentos y los que mejor era darles ese gasto a los jubilados, un amplio abanico de opiniones. Que son eso, sólo opiniones. Como cada cual tiene la suya, he aquí la mía.

villa-saralegui-4

El Senador Michlig junto a funcionarios Provinciales acercaron respuestas institucionales en Villa Saralegui

CIUDAD24
POLÍTICA Ayer

El Senador Felipe Michlig encabezó este viernes, junto al interventor de Villa Saralegui Jorge Piriz, un acto institucional de entrega de aportes económicos y elementos deportivos del Programa de Fortalecimiento Institucional, además de realizar importantes anuncios para la comunidad, entre ellas, una próxima visita del Gobernador y ministros de su gabinete a la localidad.

macarons-de-merengue-ZXXGXZSK5BBBTL2QRTVR7KAODU

Receta de Macarons de merengue italiano

CIUDAD24
COOLTURA Ayer

Los macarons se pueden hacer en casa, en horno común, no hace falta horno con vector, pero sí o sí hay que mantener la temperatura a 140 grados. Llevan más o menos 20 minutos de cocción y están listos para rellenar. Eso es lo que explica Lorena Malamud, pastelera emprendedora de la escuela de pastelería Ojalá Te Enamores.