01

Matriarcado, el verdadero feminismo

En los últimos años, los movimientos feministas han atraído una atención significativa. Entonces, ¿por qué tantas mujeres jóvenes dicen que no se identifican con el término? Según una encuesta, menos de una de cada cinco mujeres jóvenes se etiquetaría a sí misma como feminista. Es una cifra sorprendente, ya que el feminismo y la defensa de los derechos de las mujeres en la búsqueda de la igualdad entre los sexos han ocupado mucha atención últimamente.

ACTUALIDAD 22 de septiembre de 2023 Valerio Meridio Valerio Meridio
ghjkgjkghk
Feminismo: El feminismo moderno es un movimiento para lograr la igualdad y eliminar cualquier forma de discriminación o violencia contra las mujeres. ¿O quizás no?

Expresiones del feminismo moderno

Vivo en una ciudad donde el tránsito es un caos, pero noto algo nuevo desde hace un tiempo, mujeres que se bajan de sus vehículos, lanzando improperios a otros como si de un palurdo prepotente se tratara, pero también a veces, si hay un verdadero palurdo que se baja vociferando se su auto. Lo que sigue es de manual, la fémina se oculta luego tras su condición de mujer buscando apoyo, después de haber armado un hermoso bardo, con demoras de transito incluidas. Pero hete aquí el problema, desde chicos se nos inculcó defender niños y mujeres por mas desconocidas que estas sean, pero últimamente nadie lo hace, no es fácil hoy entrometerse en problemas que incluyen mujeres, no sabe uno como terminará afectado legalmente. Por lo que la vociferadora corre a encerrarse en su auto, mientras don palurdo grita y gesticula alrededor, habiendo cedido tontamente a la provocación. También he visto como algunos hombres eran impedidos de poner paños fríos a la situación,  evitando sus parejas que desciendan del auto. Según parece el día de furia ya no es exclusividad del patriarcado. Y sólo es una de las clases de eventos. ¿Estos actos serán producto el autoconvencimiento que les da el feminismo? Pues yo digo que no le tienen fe a su propia postura, digo, por la manera que luego huyen cuando se encuentran su equivalente, pero del sexo opuesto.

Todos estos eventos han ayudado a atraer mi atención sobre el feminismo. Sin embargo, aunque las personas no parecen rechazar el término feminismo, o porque estén en contra de la igualdad de género o porque crean que se ha logrado, pero si hay un cambio que se nota en las mismas mujeres, y esto supone una transformación en la actitud. Y para sumarle intriga un sondeo sugiere que el término feminista no atrae a las mujeres de clase trabajadora.

Bueno, en honor a la verdad, si uno presta atención a las feministas más virulentas, con actitudes tales como atacar a quien no piensa igual, por el simple hecho de ser varón o ensuciar de excrementos las iglesias, es comprensible que las mujeres mas inteligentes no quieran ser relacionadas a estas. Lo cierto es que en la realidad esas marchas, las políticas de género o las medidas impulsadas por el Ministerio de la Mujer, donde esos cientos de millones se pierden en un agujero negro, millones que son un presupuesto superior al del Ministerio de Defensa inclusive, no han dado resultado, al contrario se han incrementado los femicidios. Según una encuesta de 2015 ocho de cada 10 personas, creen que hombres y mujeres no son iguales, porque por eso hay dos géneros, son distintos. Si creen que deben ser iguales en sus derechos, en todos los aspectos. 

Un verdadero Estado feminista y matriarcal

sdfgdsfgdsf

Conozcamos un verdadero Estado feminista, uno quizás de los que lo tenía mas arraigado en sus costumbres, y quizás Ud. nunca lo imaginó...Esparta.

Esparta era, en el fondo, un régimen matriarcal sustentado por mujeres fuertes y libres. Aquí algunos de los secretos de su cultura. Esparta fue conocida, sobre todo, por su poderío militar: su ejército fue una de las más fundamentales fuerzas militares en la historia de la Antigua Grecia. Constituía el pilar principal del Estado: la principal obligación de los ciudadanos era convertirse en buenos guerreros, y la de las ciudadanas, parir hijos rudos y fuertes. Era un pueblo disciplinado, a veces, peor: cruel en sus técnicas de entrenamiento, severo hasta el extremo. Ganar o morir.

Aunque todo esto pueda sonar muy testosterónico, Esparta era, en el fondo, un régimen muy matriarcal. Cierto es que las mujeres estaban oficialmente excluidas de la vida militar y política, pero cuando los varones se entregaban a la guerra -que era a muy a menudo-, ellas eran las encargadas de gestionar y dirigir las propiedades. Ellas tenían el dinero y, por tanto, el poder: de hecho, en el periodo helenístico, algunos de los espartanos más ricos eran mujeres. Vestían como querían, frescas, libres, alegres, con trajes cómodos y diminutos que les permitían moverse a su gusto.

Había actividades que no se consideraban propias de una “mujer libre” en Esparta: como coser. Ellas estaban centradas en la gobernanza, la agricultura, la logística. Se aceptaba que las mujeres pudieran tener sexo esporádico, pero el triunfo social acababa en matrimonio.

Cuentan cosas muy curiosas, como que en la noche de bodas, las mujeres tenían que disfrazarse de hombre para que su marido se tranquilizase y pudiese tener una erección, dado que no estaban acostumbrados a recibir la “mirada femenina” y eso podía atormentarles y estropear el primer coito. También se celebraba un “rapto” de la novia, a fin de espantar el mal de ojo, y se les cortaba el cabello a las chicas como símbolo de que empezaban una nueva vida.

En la Grecia clásica, las mujeres se ocupaban del hogar, y a los actos religiosos. No podían ser propietarias de bienes y no poseían ningún poder, recordemos que era la cuna de la democracia y los derechos. No así las espartanas: ahí la mujer no sólo gestionaba la casa, sino que era empresaria de sus tierras, su opinión era muy tenida en cuenta por los hombres y podía dirigir su propia vida. La espartana se encargaba de la educación de los hijos hasta los siete años y gozaba de danzar y cantar, para, según las indicaciones sociales, no perder su “lado femenino”. Eran hembras fuertes, regias, que desde muy adolescentes se ejercitaban corriendo, luchando, tirando con arco y lanzando el disco. La idea era que esas mujeres feroces pariesen hijos vigorosos. La fortaleza era lo que más se valoraba en Esparta. Y la superación de uno mismo. Daba igual que viniese de un hombre o de una mujer: de ahí que las competiciones deportivas fuesen mixtas. Ningún espartano se avergonzó jamás de ser derrotado por una mujer.

Una espartana nunca dejaba que su hijo volviese a casa habiendo perdido el honor en la batalla. Les entregaban el escudo a los críos y les decían “o con él, o sobre él”, era costumbre traer al guerrero muerto en batalla, cargado sobre su propio escudo. Y ojo al dato: las mujeres estaban autorizadas para ser adúlteras, pero sólo en el caso de que el hombre que las cortejase fuese más alto y fuerte que su anterior marido. Si así era, no habría reproche jurídico ni social, porque la prioridad era siempre seguir procreando con lo mejor de la especie y garantizar futuros guerreros invencibles. Por otra parte, si a los 30 años un espartano seguía siendo soltero, perdía el derecho de sufragio y no podía asistir a las festividades.

Las mujeres se casaban más tarde y afortunadamente más maduras que sus contemporáneas: a los 18 años, y, por cierto, con hombres de su misma edad. No existía en Esparta esa jerarquía perversa  de casar a las crías con señores para saciar sus más bajos instintos y procurar una fertilidad más “fresca”.
En Esparta se honraba a las mujeres que habían muerto durante el parto con el mismo ahínco que a los guerreros que habían caído en la batalla. Ah, y por cierto: si un hombre se quedaba “solterón” o no había tenido hijos podía pedir ayuda a la “mujer del vecino”, con la única condición de que ella hubiese tenido antes hijos férreos y fuertes.

Y este es sólo uno de los Estados matriarcales, inclusive hasta había tribus con las mismas mismas libertades femeninas, como los cherokees.

Volviendo a nuestra época

yiuoyiy

La principal diferencia del feminismo moderno con un verdadero feminismo como el espartano, un régimen matriarcal, al menos aquí en Argentina, es que pretende vivir del Estado, mientras que las espartanas vivían para servir el Estado, sabían que dependían de una nación fuerte, mientras aquí la parasitan.

Hoy la mujer perdió su lugar de respeto y honor que otrora tenía, accede a puestos por cupos, que deberían ser de alguien mas capacitado. Expresa sus derechos con violencia, aunque estos ya están reconocidos. Ojalá tuviéramos esas mujeres de valía que hoy son menospreciadas con los nuevos valores. Existieron siempre, hasta en las culturas mas primitivas. Quizás es por eso que muchas ya empiezan a querer diferenciarse de ellas.

¿Entonces que es lo verdadero? pues que todos somos personas y tenemos los mismos derechos, y me parece lógico que haya una igualdad de derechos para los dos géneros. Eso si, imposible decir que haya igualdad de género, porque son dos y obviamente no son iguales, sino sólo habría uno. Nadie paga mas a un hombre que a una mujer por el mismo trabajo, sino, las empresas, en busca de pecunio, sólo contrataría mujeres, sería mas barato. De igual modo, dichas empresas, cuidando sus ganancia, ascendería a puestos de poder sólo a mujeres, y ahorraría su capital. Pero no ocurre así, las empresas en busca de sus ganancias, paga más al mejor capacitado , independientemente de su sexo.

Aquí, gracias al feminismo mal entendido existen cupos femeninos asegurados por el Estado, independientemente de la capacidad de la fémina que ha sido agraciada con el puesto. Por lo cuál será Ud. indistintamente si es machista, feminista acérrima, simplemente de la hermandad de la gente tolerantemente y paciente, sufrirá las consecuencias de esa política.

Ser hombre trae sus ventajas, ser mujer tiene las suyas, por lo que complementándonos es como obtendremos lo mejor de nosotros. O sea, resumiendo, sin dinero público no habría feminismo, del que sufrimos hoy, y del que las mismas mujeres se quieren despegar, solo es un relato falso, de ficción.

Te puede interesar
00

“Asistencia Perfecta” de la maestra que pone su canoa para ir todos los días a la escuela

CIUDAD24
ACTUALIDAD 27 de mayo de 2024

Fabiana Rodríguez es directora y docente de la escuela primaria de la Isla del Espinillo, cerca de Rosario. “Todos somos necesarios en cada una de sus funciones porque entre todos hacemos la escuela”, afirma. Defiende la iniciativa del gobierno de premiar a aquellos que están todos los días en el aula. “No es presentismo, es un reconocimiento a quienes venimos a trabajar”, asegura.

01

CAMPEONATO ANSENUZA DE DESTREZAS GAUCHAS

CIUDAD24
ACTUALIDAD 18 de junio de 2024

El campeonato, declarado evento cultural y turístico, contará con paseo de artesanos, buffet con comidas típicas y espectáculos musicales para disfrutar en familia. La entrada es libre y gratuita para los vecinos y vecinas de Morteros.

Lo más visto
la-lucila-obras-6

Michlig anunció en La Lucila importante inversión en obras viales y entregó aportes a instituciones

CIUDAD24
POLÍTICA El lunes

Este sábado el Senador Felipe Michlig junto al Diputado Marcelo González visitaron la localidad de La Lucila, en donde junto a la Pte. Comunal Lidia Nievas inauguraron el salón comunal, se firmó un nuevo convenio del Programa “Caminos Productivos” para 6 km de ripio, se entregaron aportes del Programa de Fortalecimiento Institucional a escuelas locales y se hicieron importantes anuncios de pavimentación de rutas.

01

4TO ENCUENTRO DE BANDAS EN JOSEFINA

CIUDAD24
ACTUALIDAD El miércoles

El pasado domingo 7 de julio la Banda Juvenil y Banda Municipal "Roberto Mansilla", ambas a cargo del Director Daniel Mansilla, participaron del 4to Encuentro de Bandas en la ciudad de Josefina, provincia de Santa Fe.