Los olvidados

Un soldado no muere en el campo de batalla, sino cuando su pueblo lo olvida. Un adagio archiconocido, pero que lamentablemente parece no hacer mella en la sociedad.

ACTUALIDAD 05 de abril de 2024 Valerio Meridio Valerio Meridio
sdfgsdfgsdfgsdf

Hay varios tipos de personalidades, muchísimas, están los asumen la responsabilidad de proteger a su familia, y es loable porque la familia es la primera comunidad natural que permite la configuración y el desarrollo de la persona y de la sociedad.

Otros grandes hombres, tienen la capacidad y extienden el círculo protector mas allá de su familia, a su sociedad.  Es el compromiso, una obligación de algunos hombres que se sienten llamados para actuar. Sienten la responsabilidad de traer bienestar a su sociedad de manera que pueda ésta gozar no solo de un mejor futuro, sino de un mejor presente.

Y hay otros, hombres gigantes que sobresalen sobre el resto,  que se sienten impulsados por una fuerza tenaz que los lleva a extender su circulo protector a toda su nación con una entrega total. Nada se interpone en su misión de proteger su país, es testarudo e incansable en su labor, el persiste constante y firme en su camino, de eso están hecho los héroes.

Una nación como la Argentina debería agradecer y venerar sus héroes, ya que estos no dudaron y ofrecieron su sangre por ellos. La gloria de nuestro país, desde antes de su emancipación, descansa en la tumba de soldados que no dudaron en morir por el bien común de la sociedad y la libertad. La grandeza nacional no se a logrado con políticos, sino de esos héroes desinteresados que, de quedar vivos, como premio, llevaban una vida en extremo austera, y como hoy, prácticamente olvidados.

Hoy les traigo a uno de esos gigantes, valeroso y olvidado, Owen Guillermo Crippa, Teniente de Navío de la Armada Argentina. Hoy les contaré una acción digna de Hollywood que lo tiene como protagonista. 

El era piloto de un Aermacchi, el viernes 21 de mayo, se le ordena al teniente de navío Owen Crippa que haga un vuelo de reconocimiento desde Puerto Argentino a San Carlos, ya que se había dado la alarma de un posible desembarco. Despega muñido de cañones de 30 milímetros y cohetes Zunni de 5 pulgadas, tibio armamento para encontrarse con buques de guerra avanzados. Crippa despega solo en su avión, que es de entrenamiento avanzado, no un avión de combate puro.

 Tras una altura, en su curso ve adelante un helicóptero inglés Lynx, en vuelo estacionario, de guardia. Toma altura para atacarlo, está muy próximo y listo para disparar sus cañones y observa un gran despliegue de buques en el Estrecho de San Carlos. Sin una sombra de duda, sin órdenes para lo que va hacer, aunque su avión es totalmente inadecuado, Crippa ataca a los barcos de guerra por representar un blanco mucho más rentable.

Centra su colimador en la fragata Argonaut, siente las “G” negativas, esforzando su avión. Pero cuando está a la distancia necesaria y aprieta el disparador, no sale un tiro,  descubre que no había conectado una llave. Lo hace y comienza a disparar. Hace fuego con sus cañones de 30 milímetros y luego con cohetes. Sus proyectiles hacen impacto en la cubierta y la arboladura de la fragata, sabe que debe atacar sus radares y sistemas de comunicación para dejarlo inoperativo, ya que la artillería de su pequeño Aermacchi no puede producirle mas daños.

Un historiador inglés Martin Middlebrook,  en "Argentine fight for the Falklands" describe el combate: “En una acción bravía, Crippa atacó la Argonaut con cañones y cohetes, causó algunos daños en la cubierta del buque y dos marineros resultaron heridos: era un anticipo de la determinación que iban a mostrar los pilotos argentinos” .

El propio Crippa relató en una ocasión: “De lo que vi, los cañones de 30 milímetros impactaron en el sector de una pieza de artillería antiaérea que estaba disparándome, y en la zona de puente de mando, antenas, radar y radios, que es lo que estimé podría dejarla con alguna complicación para el combate. Los cohetes no se dónde pegaron, porque cuando los lancé, inmediatamente inicié la recobrada del avión y giré para escapar. Pero daños menores, sin lugar a dudas. Como tirarle a un elefante con un rifle 22, sólo apuntando a sus ojos”. Hábil con el 22, a juzgar por el resultado del ataque.

Kit Layman, capitán del Argonaut dijo: “Vino por sobre el monte, volando muy bien, en un rasante de contorno, y nos ametralló con fuego de cañones y cohetes. Tuvimos algunos daños menores y un agujero en el radar aéreo 965. Estaba demasiado cerca para tirarle con los misiles Sea Cat, pero las antiaéreas Bofors y las armas pequeñas de la cubierta superior abrieron fuego. Tuvimos tres hombres heridos, incluyendo a uno que perdió un ojo, y al maestro armero Francis, que recibió una porción de metralla una pulgada por encima de su corazón”

Terminado su ataque a 700 km/h zigzaguea entre los buques para que el fuego defensivo inglés, sea peligroso para ellos. El Fearless, le dispara un misil y lo evade. Pone rumbo de escape y para su sorpresa se encuentra con una gran cantidad de buques en su ruta. Pensando que sus superiores no creerán lo que ve, con una frialdad extrema, esquivando la artillería antiaérea, vuelve para hacer un relevamiento. Se mantiene orbitando entre la zona de cerro Montevideo y Campo Verde, con sangre fría dibuja, en el anotador de su pierna, un croquis de la zona, con la ubicación de las unidades navales: catorce buques de guerra y transportes.

Cuenta el periodista Nicolás Kasanzew : "Nosotros con mi camarógrafo Alfredo Lamela estábamos en la lancha de Prefectura en Puerto Argentino y por su radio escuchamos la voz de Crippa gritando ¡La hice mierda, le di a una fragata, la hice remierda, le pegué los ocho cohetazos! ¡Tengan lista la munición, tengan listos los cohetes, que vuelvo a salir!. Desde tierra le contestaban: Está bien, teniente, pero ¿necesita también combustible?  No, no, el combustible me alcanza para ir y volver, pero preparen los cohetes, ¡que estén listos! ¡Los cohetes! ¡Los cohetes!” gritaba con euforia el aviador.

   Aterriza y no lo autorizan despegar nuevamente. Lo llevan a la Central de Operaciones para dar parte de la acción y en base a sus datos, salen oleadas de unidades de la Armada y de Fuerza Aérea, desde las bases del continente, son aviones con una capacidad de fuego mas pesada, cazabombarderos.

  En 1984, cuando Raúl Alfonsín proclama que la guerra de Malvinas fue “un carro atmosférico”, es decir un camión-tanque que transporta materia fecal, Crippa, indignado, pide la baja sin derecho a cobro de haber de retiro.

Owen Guillermo Crippa es uno de los tantos héroes vivientes que caminan entre nosotros, pero no los hemos honrado. Yo pregunto ¿Somos merecedores y dignos de su sacrificio? a luz de los eventos yo diría que no. Por suerte hay mas argentinos dispuestos al sacrificio total por la Patria, aunque que ellos mismos lo ignoren. Son la última reserva moral de la Nación, quienes nos darán cohesión como sociedad, desde sus puestos de trabajo, y seguro así volveremos a ser grandes.

Si no me entendió, escúchelo desde los labios del propio Owen en el discurso que dió el último 2 de abril, donde recibió su Diploma de Honor junto a otros veteranos. Abajo está el video que me conmovió y me dió un extraño sentimiento de vergüenza por nuestra sociedad. Escúchelo con atención.

Te puede interesar
00

La provincia de Santa Fe incorporó el Juicio por Jurados

CIUDAD24
ACTUALIDAD 22 de marzo de 2024

El proyecto de ley fue enviado por el Poder Ejecutivo apenas comenzada la gestión del gobernador Pullaro, con carácter de prioritario. Con la aprobación de la Legislatura se cumple así con el objetivo de contar con más herramientas para llevar adelante las políticas públicas en materia de justicia y seguridad.

00

“Asistencia Perfecta” de la maestra que pone su canoa para ir todos los días a la escuela

CIUDAD24
ACTUALIDAD Ayer

Fabiana Rodríguez es directora y docente de la escuela primaria de la Isla del Espinillo, cerca de Rosario. “Todos somos necesarios en cada una de sus funciones porque entre todos hacemos la escuela”, afirma. Defiende la iniciativa del gobierno de premiar a aquellos que están todos los días en el aula. “No es presentismo, es un reconocimiento a quienes venimos a trabajar”, asegura.

Lo más visto
capivara-papyador-1

El Senador Michlig participó en Capivara de la 1° Fiesta del Payador/a haciendo extensivo los festejos del “Día de la Patria”

CIUDAD24
POLICIALES Ayer

Este 25 de mayo el Senador Provincial Felipe Michlig concurrió a la localidad de Capivara en donde junto a la Pte. Comunal Adriana Córdoba participó de la 1° Fiesta del Payador y la Payadora, en donde entregó la Declaratoria “De Interés” provincial del nobel evento y dirigió un especial mensaje con motivo de la celebración de la fecha patria.