Ciudad24 Ciudad24

00000000

¿SOMOS ESTUPIDOS SIN REMEDIO?

De niños nos enseñaban cómo nuestro país había sido bendito por Dios, de una forma que los otros países del mundo sólo soñaban, estas bendiciones divinas y nuestros valores como sociedad serían la base de un país aún más fuerte de lo que éramos. ¿Pero que nos paso? ¿Dónde estamos hoy? somos sociedad asfixiada por la estupidez de muchos estúpidos: sólo así se puede entender por qué los problemas son tan recurrentes y nunca resueltos.

OPINIÓN 09 de mayo de 2022 Valerio Meridio Valerio Meridio
srty

Viendo los vaivenes de la vida de nuestro país, el continuo estado de zozobra en que vivimos las últimas décadas, me ha hecho preguntar...¿Somos tan estúpidos los argentinos que elegimos vivir así? y si, leyó bien, elegimos, porque nuestro es el poder del voto, pero elegimos siempre al mismo tipo de gente, de partidos políticos que cambian el nombre, jamás de  color y menos aún de costumbres. No contento con ello, no les exigimos rendir cuentas de sus faltas, a ningún poder, claro,  luego...los volvemos a votar y festejamos en el sumun de la estupidez, cuando gana el candidato que votamos, como si no los conociéramos o no supiéramos que van a hacer, y es que le volvemos a creer y le damos otro cheque en blanco.

Me propuse buscar una explicación a este comportamiento, ¿y que cree? se ha escrito ríos de tinta sobre el asunto. Encontré un alemán Dietrich Bonhoeffer, el bueno de Dietrich, tuvo un severo problema con los estúpidos, trataba de advertirles de un problema que se avecinaba, pero claro, eran estúpidos, y lo único que logró fue asegurar su muerte, entonces, a lo que vamos.

En el capítulo más oscuro de la historia alemana, en una época en que turbas enfurecidas tiraban piedras a las ventanas de negocios de dueños inocentes,  mujeres y niños eran cruelmente humillados al aire libre, Dietrich, que era pastor, empezó a hablar públicamente contra estas atrocidades.

Después de años de intentar cambiar la opinión de la gente, una noche  llega a su casa, donde su propio padre le dice que dos uniformados lo aguardaban para llevárselo. Ya en prisión el pobre Dietrich se puso a pensar cómo su gran país, de gente trabajadora, poetas y pensadores, se había transformado se había convertido en un colectivo de cobardes, ladrones y criminales asesinos.

Eventualmente concluyó que el problema no era la malicia, sino la estupidez. En sus famosas cartas desde la prisión, argumentaba que la estupidez es un enemigo del bien, más que la malicia. Y esto porque mientras que uno puede protestar contra el mal, se puede denunciar y prevenir mediante el uso de la fuerza, ante la estupidez, estamos indefensos. Ni las protestas ni el uso de la fuerza logra nada aquí, la razón cae en oídos sordos.

Los hechos que contradicen los prejuicios de una persona estúpida, simplemente no son creídos, y cuando son irrefutables se dejan de lado como intrascendentes, incidentales. En todo esto la persona estúpida está satisfecha de sí misma, y, al irritarse fácilmente, se vuelve peligrosa al lanzarse al ataque. Y es por esto de debe ser mas cauto con una persona estúpida que con una maliciosa.

Si queremos sacar lo mejor de la estupidez, debemos comprender su naturaleza. Esto es cierto, la estupidez, en esencia,  no es un defecto intelectual, sino moral. Hay seres humanos notablemente ágiles intelectualmente, pero estúpidos. Y otros intelectualmente aburridos, son de todo pero menos aburridos. La impresión que se tienen no es tanto que la estupidez sea un defecto congénito, sino que en ciertas circunstancias las personas se vuelven estúpidas, o mejor dicho, permite que esto le suceda. Las personas que viven en soledad son menos propensos a esto, que los individuos que viven en grupo. Y así, la estupidez parecería menos un problema psicológico que sociológico.

Se hace evidente que todo fuerte ascenso del poder, ya sea de carácter político o religioso, infecta de estupidez a gran parte de la humanidad, casi como se tratara de una ley sociológica - psicológica, donde el poder de uno,  necesita de la estupidez de otro.

El proceso en juego aquí, no es que las capacidades  humanas particulares, como el intelecto, fallen repentinamente. En cambio parece que el impacto abrumador del poder en ascenso, los humanos se ven privados de su independencia interior, y mas o menos conscientemente, renuncian a una posición autónoma.

El hecho que la persona estúpida sea a menudo testaruda no debe ocultarnos del hecho que no es independiente. Al conversar con él, uno siente virtualmente, que no está tratando en lo absoluto con él como persona, sino con eslóganes, consignas y cosas por el estilo que se han apoderado de él. Esta bajo un hechizo, cegado, maltratado y abusado. Habiéndose así, convertido en una herramienta sin sentido, la persona estúpida será capaz de cualquier mal, incapaz de ver que es malo. solo un acto de liberación, no de instrucción, puede librarlo de la estupidez. Aquí debemos aceptar que en la mayoría de los casos, el hecho que una liberación interna genuina, se vuelve posible, solo cuando ha  precedido una liberación externa. Hasta entonces debemos abandonar todo intento de liberar una persona  estúpida

Dietrich Bonhoeffer fué ajusticiado el 9 de abril de 1945, por la supuesta participación de  un complot para acabar con la vida de Adolf Hitler, sólo dos semanas antes de que soldados aliados liberaran el campo donde estaba preso, la estupidez ajena acabó con su vida y la de los demás, tal cómo pregonaba.

¿Y nosotros, los argentinos? también somos peligrosos y dañinos porque para la gente razonable es difícil imaginar y entender nuestro comportamiento irracional, votando a uno o a otro, pero siempre de la misma clase. Vamos haciéndolos cada vez mas ricos mientras erguimos un puño al cielo.

Esto es verificable en la Argentina: ocupan cargos públicos cargados de privilegios, tienen tarjetas personales que describen funciones grandilocuentes y difunden 'curricula vitarum' con honores: nadie creería que esconden tan bien su verdadera identidad, la estupidez más estúpida. Y es que como se dijo, el poder necesita del estúpido.

Y ud, camarada de la hermandad de la cofradía del salario mínimo, ¿está en una posición de poder o solamente es estúpido? uf, perdón, como verá, muchos somos los estúpidos.

Te puede interesar

uuuu

LO QUE NOS QUITARON

Valerio Meridio
OPINIÓN 13 de agosto de 2022

Se acerca el 17 de agosto, y un nuevo aniversario del paso a la inmortalidad del General José de San Martín, el padre de la Patria. Lo que me hace preguntarme ¿Qué significa hoy ser argentinos? ¿Cómo sentimos y vivimos nuestra identidad nacional? ¿Qué soñamos para nuestra Patria? ¿Defendemos y valoramos con convicción y desde nuestros espacios de actuación cotidiana ese ser argentino? ¿Cómo, por qué? A mi, cómo a Ud., no le gustarán las respuestas que le vienen a la mente.

ghj

LA AVENTURA DE SER PADRE (Para Nyko, novísimo padre)

Valerio Meridio
OPINIÓN 11 de agosto de 2022

El ser padre es una aventura vertiginosa, asusta por la responsabilidad en el mismo momento que te lo comunican, pero después, nos vamos abandonando a la felicidad de la noticia. Y comienzan desde ese mismo momento las anécdotas. Y éstas deben ser el acicate para volver a aplicar la filosofía de los niños a nuestro día a día.

ERERE

Me libero de esa vida que otros habían creado para mi

Valerio Meridio
OPINIÓN 15 de agosto de 2022

Tú eres tus valores, tus sueños del ayer y tus deseos del presente. Tú eres tus elecciones, tus ilusiones de la mañana y tus tristezas de la tarde. Eres lo que has conseguido y lo que te queda por alcanzar… ¿Cómo permitir entonces que otros difuminen tu identidad para calzarse tus zapatos sin tu permiso? Y la verdad, es que más que temer a esa fugacidad de nuestra existencia, lo que de verdad asusta no son los errores, ni las caídas, ni aún menos las veces que nos hemos perdido en el camino. Lo que aterra, es una vida no vivida, o más aún, haber dejado que nuestros días se fueran ajustados a los planes y sueños de segundas personas.

Lo más visto

_21_max-5-camo-wallpaper_Camo-Patterns-Realtree-Camo

SUARDI: Un hombre muere tras gresca con un policía

CIUDAD24
POLICIALES 01 de octubre de 2022

El trágico suceso se registró en la madrugada del sábado, alrededor de las 3 hs. frente a una plaza. Fue en el marco de una pelea entre un el efectivo policial y otro hombre que lo habría agredido con un hierro. La víctima fue identificada como Carlos Coletti de 37 años.